Lo que fue.

Reconocer nuestro pasado, nuestra historia, es parte importante de la vida. No es el caso de todos, pero sentirse orgulloso de él es un sentimiento de realización incomparable. No es posible para mí admitir que todo lo he hice y todo lo que fui son algo que me llenan de orgullo, porque de que cometí errores, los cometí. Herí a las personas que más amo y las alejé de mí, lo cual puedo haber sido para bien.
Sin embargo, en ningún momento, me he de arrepentir de las decisiones que tomé o del camino que caminé. Mi pasado como detective, primero como parte de la policía y luego como detective privado es una insignia que llevo con honor y orgullo.

Si en algún momento en mis publicaciones se puede inferir que lo extraño, el hacerme llamar un detective, es porque es la realidad. Detective Parodi se escuchaba muy bien en las calles de esta ciudad, si puedo admitirlo. Pero no vale la pena, ya no es válido fijarse en lo que fue.